Published on:

¿Lesionado por culpa de un médico y necesita conseguir un abogado? La corte declara la inconstitucionalidad de los topes al dolor y sufrimiento por mala praxis médica

“Sufrí lesiones por culpa de un médico y necesito conseguir un abogado” o “Sufrí lesiones por culpa de un hospital y necesito conseguir un abogado” son algunas de las situaciones en las que goza de un derecho constitucional para pedir un resarcimiento justo y pleno por el dolor y sufrimiento ocasionados, ya sea si las lesiones ocurrieron en Rome, Dalton, Condado de Cobb (Cobb County), Condado de Fulton (Fulton County), Condado de Gwinnett (Gwinnett County), Condado de Floyd (Floyd County), Calhoun o Condado de Dekalb (Dekalb County).

Hoy es un día maravilloso para los ciudadanos de Georgia. La Corte Suprema de Georgia derogó el tope de $350,000 que la Asamblea Legislativa de Georgia estableció para casos de mala praxis médica. La Corte Suprema, en el caso Atlanta Oculoplastic Surgery, P.C. contra Nestlehutt, declaró la inconstitucionalidad de la ley que limitaba el monto de dinero para resarcir a pacientes que fueran lesionados a causa de la negligencia de un médico u hospital.

Antes del dictamen de la Corte Suprema de Georgia, no importaba que el médico cortara el brazo o la pierna equivocada de un paciente o incluso que matara al paciente debido a una negligencia médica. El tope máximo para resarcir al paciente del dolor y del sufrimiento era de $350,000. A pesar de que una persona con lesiones menores (por ejemplo, un error de diagnóstico menor) no se viera gravemente afectada por este tope, esta ley perjudicaba principalmente a quienes sufrieran lesiones graves. El fallo de la Corte Suprema de Georgia del día de hoy es un buen ejemplo del efecto devastador que tenía el límite sobre personas gravemente lesionadas.

En el caso Atlanta Oculoplastic Surgery, P.C. contra Nestlehutt, un médico le hizo negligentemente un rejuvenecimiento con láser y un estiramiento facial completo a una señora de apellido Nestlehutt. Debido a la negligencia del médico, se quemó la piel de toda la cara de la Sra. Nestlehutt y le ocasionó un desfiguramiento espantoso y permanente. Cuando la Sra. Nestlehutt y su esposo demandaron al médico, el jurado emitió un veredicto justo que indicaba resarcir a la Sra. Nestlehutt de los siguientes daños: sus pérdidas económicas, sus daños médicos pasados y futuros, y su dolor y sufrimiento.

Sin embargo, el resarcimiento que el jurado le concedió por su dolor y sufrimiento no tenía relevancia debido al tope de $350,000 por dolor y sufrimiento. Como podrán imaginar, esto habría sido una injusticia grave y terriblemente inadecuada, si pensamos en lo que la Sra. Nestlehutt tiene que soportar por el resto de su vida. El tope la habría privado del dinero que el jurado le concedió legítimamente por su dolor y sufrimiento.
Los abogados de la Sra. Nestlehutt reconocieron esta injusticia e inmediatamente procedieron a pedir que se declarara la inconstitucionalidad del límite por mala praxis médica. Tal como lo indicamos, el caso siguió todo su recorrido hasta llegar a la Corte Suprema de Georgia, que hoy emitió su opinión y sentenció que los topes en la mala praxis médica violaban nuestro derecho constitucional garantizado en nuestro estado de llevar adelante un juicio con la participación de un jurado.

La Corte opinó que la ley que ponía el tope de $350,000 en los daños por dolor y sufrimiento violaba el derecho de llevar adelante un juicio con jurado, la Constitución de Georgia, la división de poderes y el derecho a una protección igualitaria a los pacientes que se habían visto profundamente afectados por la negligencia de un médico u hospital.

Afortunadamente, pacientes como la Sra. Nestlehutt y sus seres queridos ahora tienen la oportunidad de ser resarcidos por la indemnización que el jurado considere justa, cuando ella o algunos de sus seres queridos sufran graves lesiones o encuentren la muerte a causa de la negligencia de un profesional médico.

Entonces, si usted o sus seres queridos se encuentran en la desafortunada posición de tener que decir “Sufrí lesiones por culpa de un médico, necesito conseguir un abogado” o “Sufrí lesiones por culpa de un hospital, necesito conseguir un abogado”, la Corte Suprema de Georgia ha confirmado y protegido el derecho constitucional de pedir un resarcimiento justo y pleno por el dolor y el sufrimiento.